viernes, 4 de febrero de 2011

La redbelión africana del norte

Las impresionantes manifestaciones acaecidas en Túnez, primero, y luego en Egipto, no se llevaron a cabo porque los políticos opositores a los regímenes dictatoriales de esos países hayan incitado a la gente para que salieran a las calles. En el fondo de todo este asunto complejo se encuentran las redes sociales como Facebook o Twitter, que han servido de plataformas para la expansión del mensaje de cansancio contra la tiranía, hecho por jóvenes seguidores de esta nueva forma de socialización humana. Los gestores de la revuelta que lleva más de una semana en Egipto, se lanzaron a las calles para dejar bien claro que no soportan más la permanencia en el poder del dictador Muhammad Hosni Sayyid Mubarak (atornillado en la presidencia desde el 14 de octubre de 1981). En el cerebro de la juventud de esos países de África del Norte, se activó un circuito neuronal que se fue transformando en, algo así como, un inconsciente colectivo que hizo que todos se pusieran de acuerdo rápidamente, dejando de ser sumisos al poder, para salir a protestar.

Reconozco que no soy partidario de frecuentar estas redes porque tengo la sospecha de que fueron creadas para ir acabando con la vida privada. Muy a pesar de ese recelo, puedo decir también que esas redes han servido de tribuna para manifestar inconformidades que tipo político. Verbigracia, recordemos la convocatoria que creó Oscar Morales en internet llamada Un millón de voces contra las Farc, a través de Facebook, que se convirtió posteriormente en las movilizaciones del 4 de febrero de 2008 en varias ciudades de Colombia y el mundo.

En ese orden de ideas, si bien éstas redes sociales, como es el caso de Facebook, te limitan en el sentido de que no puedes opinar más allá de cuatrocientos veinte caracteres, es decir, tienes que escribir escuetamente, por otro lado ha sido de gran ayuda a todas aquellas personas que se hartaron de la perversidad de sus gobernantes como sucedió en Túnez, parte occidental del mundo árabe (Magreb) y Egipto, parte oriental del mundo árabe (Máshreq).

Sería bueno que fuéramos tomando nota de la valentía que ha tenido la juventud de África del Norte, y no dejar que gobernantes colombianos con intenciones dictatoriales se queden sentados en el Solio de Bolívar más de la cuenta. Si en un evento dado la Corte Constitucional no puede frenar el despotismo, como último recurso el pueblo tendrá que utilizar sus herramientas: redes sociales y su voluntad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario