viernes, 16 de octubre de 2009

HONDURAS FUTBOLÍSTICAS

La gesta deportiva del señor Reinaldo Rueda es más grande, quizás, que la que consiguieron el "bolillo" Gómez y Luis Fernando Suárez al frente de la selección ecuatoriana, toda vez que, el fútbol hondureño es de un nivel inferior al del ecuatoriano, sin ser éste algo que deslumbre tampoco. En centroamérica el hegemón de la actividad futbolística está comprendido entre Estados Unidos, México y Costa Rica. El seleccionado de fútbol de Honduras, en cabeza de Reinaldo Rueda, ha roto ese triángulo virtuoso, enviando a la selección de Costa Rica a jugarse una posibilidad (muy difícil por cierto) contra la representación de Uruguay. Mirando con detenimiento todos estos aspectos que jugaban en contra de la selección hondureña, llegamos a la conclusión de que la gesta deportiva, considerada en el país centroamericano como heroica, es aún más meritoria. Ahora, hay algo que no puede pasar desapercibido. Es en lo tocante al continuo proceso que se ha hecho con los mismos jugadores hondureños desde hace varios años. Hace tiempo estoy viendo que el jugador de apellido Pavón, está jugando en la selección de su país. El corolario de este último aserto es que cuando se emprenden ciclos repetitivos con responsabilidad, con el paso del tiempo se consolidará todo lo que se llevó a cabo desde un principio. Efectivamente, esto coadyuva a que al técnico encargado de manejar las riendas del seleccionado, se le faciliten las cosas. Así que, la sociedad hondureña verá correr a sus representantes en territorio sudafricano, mientras los colombianos (algunos) le harán fuerza, me imagino, a la selección canarihna. Por mi parte, apoyaré al seleccionado argentino.

Post scriptum: el seleccionado hondureño no tiene ningún tipo de presión ni obligación cuando esté en competencia en el mundial de fútbol, en suelo sudafricano. No es un imperativo futbolístico que pase a octavos de final. Si lo logra sería una gesta comparada con el triunfo de los vietnamitas del norte a los norteamericanos, en la Guerra de Vietnam.

No hay comentarios:

Publicar un comentario